Chiesa reengancha a la Juve a la lucha por el ‘Scudetto’

La Juventus conquistó San Siro ganando al Milan (1-3) en el ‘día de la Befana’ sacando provecho de la mayor pegada de su plantilla respecto a la de los ‘rossoneri’. El gran protagonista del duelo fue Federico Chiesa marcando dos buenos goles (uno con la derecha y otro con la izquierda) y conquistando al fin un papel de protagonista en Turín. Apareció el ex-extremo de la Fiorentina que ha costado algo más de 40 millones de euros y los ‘bianconeri’ logran reengancharse a una lucha por el Scudetto de la que nunca se despegaron porque a la Juve nunca se le puede dar por muerta.

Lo importante de la prestación realizada por el número 22 es que supo ser determinante cuando Cristiano Ronaldo estuvo irreconocible. Sus internadas por la derecha (Pirlo le ha cambiado de banda en los últimos dos encuentros) fueron una pesadilla para Theo Hernández y acabaron siendo la clave de un choque que puede tener repercusión directa para el ganador final de la Serie A. La ‘Signora’ tenía que ganar y lo hizo en un campo difícil y ante un rival que llevaba sin perder en liga desde el pasado marzo (27 duelos seguidos imbatidos). Una determinación que sirve para recordar que con los jugadores que tienen pueden conseguir cualquier título en juego.


Por otro lado, Stefano Pioli no tiene mucho que echar en cara a sus jugadores. Disputaron un gran encuentro y no cometieron errores graves. Llegaron a empatar con un golazo de Calabria y por muchos minutos merecieron más que sus rivales. Todo esto teniendo en cuenta las numerosas bajas (Ibra por encima de todas) compitieron con las ideas y claras y si no es porque Szczesny tuvo una gran noche, el resultado hubiera sido otro. Pero a pesar de la derrota siguen siendo líderes gracias a la derrota del Inter en Genova (2-1 ante la Sampdoria) y la distancia sobre la Juventus aún es de 7 puntos (con Juve-Napoli por disputarse). Por todo esto, los chicos que están sorprendiendo a todo el mundo con un inicio de temporada extraordinario no deberían sufrir este pequeño paso en falso. Si siguen jugando de esta manera van a estar arriba de la tabla hasta el final.